EuskalEtxeak. Portal de y para los centros vascos

  1. Inicio
  2. Actualidad
  3. Villa María
  4. 70º Aniversario(Parte1)

70º Aniversario(Parte1)

escrito por Villa María    martes, 01 de noviembre de 2016

70° Aniversario del Centro Vasco Euzko Etxea: Una historia de gestas y sueños (1° Parte)


Copia_de_FrenteCV-AltaRes

El próximo 29 de septiembre, nuestra euskal extea celebra nada más y nada menos que siete décadas de vida. Aquí, el primero de los tres capitulos que repasan la historia de la institución. 

70 son los años que cumplirá el Centro Vasco Euzko Etxea el próximo 29 de septiembre. Siete décadas de trabajo, de sueños, de gestas. Siete décadas rindiéndole tributo a la amada patria vasca. Siete décadas engrandeciendo el enorme legado cultural de Euskal Herria y promoviendo el encuentro de sus hijos y descendientes en Villa María y la zona.

Bienvenida sea la fecha, entonces, para homenajear a nuestra querida institución, y de una forma implícita a todos los hombres y mujeres que forjaron a ésta, una de las entidades señeras del centro del país. El agasajo estará corporizado por una resumida memoria de tres capítulos, los cuales desandarán la historia del Centro Vasco y su invalorable herencia.

El escenario previo

El Centro Vasco Euzko Etxea se fundó un 29 de septiembre de 1946. Sin embargo, sus raíces habían brotado mucho antes, con la llegada de los habitantes de la región pirenaica a Villa María y su zona de influencia a lo largo del siglo XIX y de la primera mitad del XX. Inmigrantes que arribaban escapando de hambrunas y guerras, y que encontraron en la médula de la Provincia de Córdoba la tierra prometida.

Aquí dieron vida a sus quimeras, mayormente trabajando en el campo, menesteres en los que desde siempre se han destacado los nacidos en Euskadi. Al unísono, estos extranjeros de buen corazón realizaban algunas reuniones y fiestas entre ellos, lo que los ayudaba a mantenerse unidos. Tales mitines eran casi siempre promovidos por los llamados Padres Trinitarios (en su mayoría vascos), cuya orden religiosa tenía asiento regional en la localidad de Dalmacio Vélez Sarsfield.    

Con todo, no fue hasta principios de la década del 40 que la colectividad daría los pasos esenciales a los fines de nuclearse de una forma más organizada. Así, las palabras y los deseos se convirtieron en hechos. El Centro Vasco celebraba su amanecer definitivo.  

Los primeros años

En los primeros años, los socios de la flamante entidad no contaban con un lugar propio para llevar adelante sus fiestas y actividades culturales. Pero aquello no fue impedimento para que se siguieran generando los encuentros, en cuyo seno adquiría cada vez mayor fuerza el sentimiento vasquista y los deseos de ayudarse unos a otros en medio del desarraigo. 

En tal sentido, resultó un motor fundamental la labor de  Julio Irastorza, miembro fundador y primer presidente del CV, a quien una publicación de la época lo recuerda como “Consejero y guía de la generación que está al frente y que rige los destinos del Centro. Su personalidad misma suple con holgura todo lo que de él pueda decir el más inspirado exégeta” (N de R: Exégeta: Comentarista, relator).

Aún con las vicisitudes que generaba el hecho de no tener la casa propia, los socios supieron enaltecer la figura del CV, al punto tal de convertirlo en referente a nivel nacional. Ello se certificó el 7 de enero del 1955, cuando en la ciudad de Mar del Palta quedó constituida la Federación de Entidades Vasco Argentinas (FEVA): En el Artículo 1° de los estatutos de la entidad, la euskal etxea de Villa María figura como institución fundadora.

Un año más tarde, en 1956, el CV organizaba la Primera Semana Cultural, que a partir de allí se realiza de forma ininterrumpida durante los últimos meses del año (usualmente en octubre-noviembre). Una fiesta del vasquismo, que incluía (e incluye) diversidad de eventos centrados en la cultura de Euskadi (charlas, romerías, homenajes, campeonatos de pelota, ciclos de cine y de cocina, torneos de mus,  encuentros de coro y baile, etcétera).  

La anhelada sede

En 1960, el CV inauguró su anhelada sede, ubicada en calle Lisandro de La Torre 33 (la cual incluye a partir de esos años una de las canchas de Pelota Paleta más antiguas y tradicionales del interior provincial). Desde entonces, el inmueble sirve de segundo hogar a todos los vascos y descendientes de Villa María y la zona, y a todo aquel interesado en sumergirse en la apasionante cultura de Euskal Herria. 

Ya para aquella época, las actividades se habían multiplicado: a las clásicas fiestas, bailes, cenas, almuerzos y encuentros de todo tipo, se sumaban los campeonatos de pelota paleta, las danzas, los partidos de mus e incluso el coro Denak Bat, fundado en 1967.

Eran épocas doradas. En esa línea, y mientras tanto, el destino preparaba muchos más momentos felices para nuestra casa vasca.

(En los próximos días publicaremos la 2° parte de la historia del Centro Vasco Euzko Etxea).

 

Comentarios
RSS
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

 Compártelo