EuskalEtxeak. Portal de y para los centros vascos

  1. Inicio
  2. Actualidad
  3. FEVA
  4. FEVA recuerda el 75º Aniversario ...

FEVA recuerda el 75º Aniversario del Bombardeo de Gernika

escrito por FEVA    jueves, 26 de abril de 2012

La Federación de Entidades Vasco Argentinas, a 75 años del Bombardeo de Gernika, rinde su homenaje a las víctimas y expresa su anhelo de que este nuevo aniversario del genocidio constituya una buena oportunidad para redoblar el compromiso en la defensa de los derechos humanos, bregando por la paz en el mundo y trabajando por los derechos históricos del Pueblo Vasco como Nación.

1937-2012
GERNIKA: Un símbolo
 
1) El 26 abril del año 1937, día de mercado, hacia las cuatro y media de la tarde, 4 bombarderos Heinkel, 3 escuadrillas de Junkers, 2 unidades de cazas Messerschmitt, en total 43 aviones, encuadrados en la Legión Cóndor enviada por Hitler en apoyo y por pedido de Franco, destruyeron totalmente la ciudad de Gernika, en lo que se conoce como el primer bombardeo aéreo –y ametrallamiento posterior- a una ciudad abierta y que es, por ello, el símbolo de la Paz, de la enérgica protesta contra esa criminal forma de matar.
 
¿Por qué ese bombardeo se convirtió en un símbolo?
 
2) 5.771 bombas se arrojaron sobre la pequeña ciudad de Gernika, no menos de 10.000 kilos de bombas explosivas, y otros 30 000 kilos de bombas incendiarias. Eso es poco comparado con los más de 29 toneladas de bombas que las mismas fuerzas fascistas (nazi-nipo-facho-falangistas) arrojaron contra Madrid, y la cantidad similar que arrojaron sobre Barcelona. Pero la diferencia es que en Gernika lo arrasaron todo.
 
El efecto del bombardeo fue demoledor. Según han contado varios testigos que sobrevivieron al ataque, los cazas He-51 bombardeaban a los civiles; los aviones volaban muy bajo y sus ametralladoras destrozaban las carreteras, en cuyas cunetas se apilaban ancianos, mujeres y niños. Murieron unos 300 civiles.
 
La destrucción total de Gernika anticiparía la de ciudades inglesas, alemanas y, especialmente, las japonesas, como los casos de Hiroshima y Nagasaki.
 
Gernika es, por ello, símbolo de la destrucción y también el símbolo elegido por los defensores de la paz.
 
3) También marca la diferencia que fuera la primera. Aunque los mismos criminales habían arrasado, un mes antes, la vecina ciudad vasca de Durango. En idénticas fechas arrasaron Bolívar, Abardegue y Guerricalz. Y los mismos criminales, principalmente Franco, habían puesto el germen de este atentado en sus intervenciones coloniales en el norte de África.
 
Las tropas españolas mostraron toda su brutalidad ya en Marruecos en la década previa a que la aplicaran contra los vascos. Lanzaron cientos de toneladas de bombas desde los aviones, y abusaron del gas mostaza. Pero el acto más cruel de esa guerra cruelísima fue el bombardeo de la ciudad de Xauen, en 1925, porque la destruyó (en este caso, con aviación estadounidense y francesa al servicio español), matando y mutilando un gran número de mujeres y niños; y porque, como sabían quienes ordenaron su destrucción, no había ningún hombre capaz de llevar armas al momento del bombardeo.
 
Deberíamos ver también el bombardeo de Gernika como símbolo de esos otros bombardeos, de recuperación de la memoria olvidada de aquellos que ya eran olvidados previamente al bombardeo.
 
4) Quizás la diferencia es que Gernika era ya un símbolo antes de convertirse en este otro símbolo.
 
La aviación nazi eligió Gernika como campo de pruebas. Pero la “inteligencia” franquista antes ya la había elegido, la eligió porque era el símbolo de las libertades vascas.
 
La ciudad fue fundada el 28 de abril de 1366 por el Conde Don Tello; y desde entonces existía, en la anteiglesia de Lumo, un robledal con una pequeña ermita en sus inmediaciones, la Iglesia Juradera de Nuestra Señora Santa María La Antigua. Andando los siglos, del robledal sólo se conservó un ejemplar: el Árbol Foral o Árbol de Gernika. La primitiva ermita, por otra parte, desapareció para dejar paso a la actual Casa de Juntas.
 
La Casa de Juntas es el lugar donde se han celebrado las Juntas Generales de Bizkaia durante siglos. En un principio estas Juntas corrían a cargo de la Asamblea de Ancianos o Batzarra. La convocatoria se realizaba primitivamente tocando unas bocinas o cuernos en las cumbres de cinco montes, que dominan los valles más importantes, y encendiendo hogueras en ellos; pero desde finales del siglo XVI se sustituyo esta forma de convocatoria por las comunicaciones escritas, que remitían a cada una de las anteiglesias y villas.
 
A su frente se halla el roble foral, sucesor de otros desde tiempos remotísimos, venerado por el Pueblo Vasco como representación de sus libertades forales, y respetado en todo el mundo como uno de los símbolos de la democracia desde antes del bombardeo (las tropas napoleónicas le brindaron sus respetos).
 
Escribió Tirso de Molina: "El Arbol de Gernika ha conservado la antigüedad que ilustra a sus Señores, sin que tiranos le hayan deshojado, ni haga sombra a confesos ni a traidores".
 
Recuperar esa simbología, como se ha intentado hacer desde 1979, es obligado símbolo de que la voz de los vencidos continúa y no permite que se imponga la violencia más despiadada.
 
5) Otra causa de ese símbolo fue la participación de la prensa. Los periodistas presentes en el lugar, y quienes llegaron atraídos por el fuego que caía del cielo, vieron la ciudad en llamas y las casas que se desplomaban (y el puente y la fábrica de armas, indemnes). El único objetivo del bombardeo parecía ser el de aterrorizar a la población y destruir la ciudad símbolo. Fue eso lo que denunciaron en la prensa europea. El informe más importante fue el del periodista británico George Steer, que The Times de Londres publicó en la página editorial.
 
“El fuego culminaba hoy la destrucción de Guernica, ciudad símbolo para los vascos y centro de su tradición cultural que empezó anoche con el violento ataque aéreo de los insurgentes del general Francisco Franco” comenzaba el cronista.
 
En días siguientes, y frente a una campaña del gobierno rebelde de España, los periodistas valientes de Europa ya hablaban del “episodio más horrible de la historia moderna de la guerra”
 
Es entonces también símbolo de la importancia de la prensa y de su compromiso con la verdad.
 
6) Y el cuadro. Pablo Picasso había aceptado en enero de 1937 hacer un cuadro para el pabellón español de la Expo ’37 de París. Cuando lee el artículo de Speer comienza a pintar. Cuando se expone en París, en Gernika todavía se olía el humo.
 
Luego, viajó a todas las ciudades europeas hasta recalar en Nueva York. Esas exposiciones hicieron del “Guernica” un símbolo del arte moderno, y también el símbolo del pacifismo.
 
Por deseo expreso Picasso, el cuadro no podría volver a España hasta que hubiese democracia. Con la muerte de Franco en 1975, el cuadro se envió y estuvo expuesto en el Casón del Buen Retiro y luego se cambió su ubicación al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, también de Madrid, donde actualmente se encuentra en exposición.
 
Nunca se lo pudo ver en Gernika, ni en Bilbao, donde se construyó un museo Guggenheim especialmente para alojarlo.
 
7) Y también es un símbolo de la verdad, porque se pretendió encubrir la verdad. La imagen de la pequeña ciudad destruida intencionalmente desde el aire podría haber sido olvidada, si no fuera porque la propaganda franquista pretendió encubrir los asesinatos. Durante cinco días se prohibió que la prensa ingresara a la ciudad y luego se lanzó la versión (vigente en España durante más de cuarenta años) que los “rojos” y los “separatistas” habían incendiado su propia ciudad.
 
También Gernika puede leerse como símbolo de que las mentiras mantienen viva la verdad. O la búsqueda por la verdad.
Comentarios
RSS
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

 Compártelo